Junta de Andalucía
Centro Homologado por la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía

5 nuevos usos del botox

5/5
5/5 (5 valoraciones)
Publicado el 29 de julio de 2018
nuevos usos botox

La Toxina Botulínica (TBA), más conocida como Botox se ha popularizado en los últimos años por ser un medicamento novedoso, que sin necesidad de un bisturí elimina arrugas y flacidez facial, pero sirve para mucho más.

El origen del Botox fue para tratar afecciones neurológicas y no cosméticas. Estos usos médicos del botox no han caído en el olvido y actualmente muchos profesionales como los que forman parte de Clínica Juvent, utilizan esta sustancia para paliar otras enfermedades y problemas.

Botox para tratar estrabismo, migraña o bruxismo

El Botox puede utilizarse en oftalmología para tratar el estrabismo, es decir la desviación del ojo. En este caso el Botox es curativo y muy efectivo, sobre todo en pacientes de edad infantil, ya que únicamente una o dos inyecciones pueden corregirse este pequeño defecto.

Evitar la migraña. Muchos pacientes adultos con migraña crónica que no han respondido a otros tratamientos encuentran una solución en la aplicación de Botox mediante pequeñas dosis en la cabeza, el cuello y músculos de la mandíbula. También puede ser una terapia básica para el tratamiento de la espasticidad o rigidez muscular de personas que han sufrido un ictus o tienen parálisis cerebral.

Incontinencia urinaria. La Toxina Botulínica funciona contra las enfermedades producidas por un exceso de actividad nerviosa, como puede ser la incontinencia urinaria. Un problema al que se puede encontrar solución con una leve intervención en la pared de la vejiga con el fin de reducir la incontinencia.

La hiperhidrosis o exceso de sudoración es una enfermedad que provoca que las glándulas sudoríparas en determinadas zonas del cuerpo segregue más sudor de lo normal. En estos casos, si hacemos uso del Botox, mediante unas inyecciones podemos paralizar las glándulas durante diez meses y hacer que en zonas como manos, pies y axilas finalice este incomodo problema.

Tics y bruxismo. Existen otra serie de procesos de contracción exagerada que pueden ser tratados con Botox como los blefaroespasmos o cierre involuntario de párpados, guiños o tics faciales, el bruxismo o cierre mandibular involuntario con rechinar de dientes o las contracturas cervicales crónicas, el Botox paraliza levemente el músculo en todos estos casos, mejorando así la situación del paciente.

Profesionales médicos con una solución en Sevilla

En Clínica Juvent, tu clínica estética en Sevilla, podemos darte la solución a todos estos problemas. Contacta con Clínica Juvent y nuestro cualificado equipo médico te realizará un estudio personalizado para que mediante el uso del Botox te olvides de ese problema que tanto te molesta.

Últimos artículos
Categorías
Solicitar consulta